#154 Ítala Gallípoli2018-07-22T08:20:53+00:00

Project Description

UNA MADRE NORMALISTA

#154 Ítala Gallípoli

“Ser maestra es lo más bello que existe, me encanta ser maestra”

Pedro Tovar

Norlam Ramos

San Bernardino, Caracas

Yo estudié en la normal Gran Colombia que la construyó López Contreras para las niñas maestras. Entré de 13 años y salí de 17 años. De allí tengo los más bellos recuerdos. Era como un barco. La cosa más bella que te puedas imaginar: tenía biblioteca, salón de danza, salón de música, y dos salones para cada grado, secciones “A” y “B” respectivamente. De un lado había un pasillo por donde salíamos las alumnas y del otro un barandal que daba a un enorme jardín… ¡tronco de escuela! Después eso se acabó y no hubo más normalistas.

Yo quería ser bailarina, pero mi papá me dijo “No, tú bailas en tu escuela todo lo que tú quieras, pero hasta ahí. Como te gusta ser maestra, estudia normal para ser maestra”. Y como a mí me encantaba ser maestra, eso hice. A todos los muchachitos de la cuadra yo los reunía en mi casa y jugaba a ser maestra: se sentaban, yo agarraba los libros, pasaba la lista.

Sin embargo, bailé muchísimo, desde los 14 años en adelante. Dos veces con La Billo’s en vivo en los carnavales, y en otros carnavales también con diferentes grupos. Me gustaba el piano merengue, el vals, la conga… yo fui de la época del mambo y la guaracha. Me encantaba el ballet, y fui del cuerpo de danza de la escuela. En segundo año la maestra escogió un grupo para que bailara danza para los actos culturales de fin de año y diciembre, y entre esas estaba yo. Una vez ensayando la danza de las flores se me salió la rótula y me desmayé. Todas encima de mí y llamando a la directora que estaba a una cuadra de distancia. Ella vino y ¡fráquiti! me metió la rótula otra vez, después me desperté y aquél dolor. Yo dije: “ya está, mis papás no me van a dejar volver a bailar”, pero ellos eran tan buenos conmigo que me dejaron seguir bailando.

Ser maestra es lo más bello que existe, me encanta ser maestra. Tuve alumnos muy buenos como alumnos muy malos, y unos que todavía se acuerdan de mí y me llaman. Les di clases a mis hijos y los trataba como a todos los demás y fui muy fuerte con ellos. Yo estuve treinta años como maestra y diez más de clases particulares. Tengo una ex-alumna del año 1977 que la semana pasada me llamó. Todavía se acuerdan de mí…

CONOCE OTRAS HISTORIAS EPIX

Compartir
Compartir
Twittear
Pin