#352 Zamir Rodríguez2018-12-14T16:44:17-04:00

Project Description

¡LYUBOV!

#352 Zamir Rodríguez

“Es mejor manifestar las cosas, siempre habla con alguien, comparte cómo te sientes porque así pueden entenderte y ayudarte”

Susana León

Odri Albornoz

Odri Albornoz

 Altamira, Caracas

Soy del Tocuyo, Municipio Morán, Estado Lara. Viví mucho tiempo en Barquisimeto, pero yo nunca paso mucho tiempo en el mismo sitio. Estuvimos en San Felipe, luego nos asentamos en Chivacoa y allí estuve hasta que vine a Caracas a estudiar en la universidad.

Me vine a Caracas sin el consentimiento de mi mamá. Entendí que siempre se puede salir adelante si te mueves para hacerlo. Me dicen que estoy muy joven para hacer muchas cosas, pero yo digo que si espero más voy a arrepentirme de haber esperado. Siento que estoy en el momento adecuado para hacer cualquier cosa.

Una de las cosas que mejor sé hacer es hablar, lo hago con mucha naturalidad y muy fácilmente a pesar de que soy una persona muy insegura y tímida en el fondo. Me gusta muchísimo aprender idiomas. En un principio aprendí inglés porque la música que me gustaba estaba en inglés.

Comencé estudiando Derecho en la Universidad Central. Una vez en la biblioteca estaban unos chinos viendo una piedra tallada y hablando en mandarín, a modo de mofarme con mis amigos dije: “I must speak english”. Uno de los chinos se volteó sorprendido, nos pusimos a conversar y fue muy interesante porque el guía de la biblioteca comenzó a pedirme que les dijera la fecha de fundación del sitio, el significado de tal mural, que aquella montaña es el Ávila… y fue una experiencia de interpretación. Me gustó la comunicación, el poder entendernos en otro idioma. Me di cuenta de que eso es lo que quería hacer con mi vida.

Hice el cambio a Idiomas Modernos y después también aprendí francés. Fue un proceso súper divertido que desató una cadena de aprendizajes. Una vez que me sentí bastante confiado con el francés, comencé por mi cuenta a aprender portugués por la similitud que tiene con el español. Ahorita estoy aprendiendo ruso, que es de mis idiomas favoritos.

En Latinoamérica tenemos un sentimiento muy “unionista” porque manejamos un mismo idioma, tenemos una visión muy similar porque tenemos la cultura de los españoles, pero Rusia tiene culturas, religiones, idiomas, razas, etnias muy distintas y aún así son un mismo pueblo. Me sorprende cómo tanta gente tan distinta vive en un mismo país. Además de todo lo que ha venido pasando en ese lugar: la transición monárquica, la Revolución de Octubre, el comunismo, que aunque son movimientos tan incomprendidos y muchas veces satanizados, son muy interesantes.

Zdravstvuyte, dobroye utro, que significa: “Hola, buenos días”, tiene ese tono que suena como si te estuvieran regañando. Esa es su manera de hablar, me gusta mucho ese idioma, tiene características interesantes, una fonética distinta. De hecho, mi palabra favorita es en ruso: lyubov, que quiere decir “amor”. Pronunciarla me hace sentir muy bien.

Me gusta mucho enseñar idiomas porque siento que abro la mente de las personas a otras perspectivas. Aquí en Venezuela es común escuchar que el inglés es muy difícil o que si no aprendieron inglés para qué aprenderían otro idioma, eso es una falacia, todos podemos aprender un idioma. Aprender siempre es chévere, te enriquece mucho, te hace ser más tolerante, paciente, abierto.

También me gusta sentirme saludable, respirar aire puro, trotar todas las noches, estar en constante movimiento. Me gusta cantar, no sé si sea bueno pero siempre estoy cantando en mi intimidad. Ir al río, divertirme con mis amigos y hacer nuevas relaciones.

Los momentos de introspección siempre me dan miedo porque me doy cuenta de cómo son las cosas en verdad. Es el momento cuando puedes escucharte y decirte frente al espejo que las cosas sobre las que no tienes el control no son tu culpa. Que no tienes por qué cambiar nada. Muchas veces debes perdonarte por esas consecuencias que no esperabas y saber que todo lo que pasó, bueno o malo, son experiencias importantes.

Hay cosas que viviendo solo son muy difíciles, como la comida actualmente, y aunque estés pasando hambre es mejor manifestar las cosas, siempre habla con alguien, comparte cómo te sientes porque así pueden entenderte y ayudarte, de lo contrario siempre vas a pensar en lo fácil, robar o consumir equis sustancia que aparentemente te quite la sensación de hambre.

A veces hay cosas con las que uno no se relaciona muy bien, como algunas personas con los idiomas o como yo y las matemáticas, pero si eres paciente y le das una oportunidad tal vez llegues a ser bueno en eso, independientemente de si te gusta o no, es una cuestión de habilidades que puedes desarrollar y no necesariamente que ya tengas.

Irme del país siempre ha sido una fantasía. Desde pequeño abría los mapas y decía: “voy a estar en este país y en este. ¡Y en este otro también!, voy a hablar con la gente en ese idioma y este”. Ahora voy a emprender mi viaje, independientemente de los medios y las circunstancias. Si eres positivo y abierto, en un sentido ético y moral, siempre que tengas la voluntad de hacer algo lo puedes hacer. Quiero conocer muchos lugares y mucha gente que piense distinto a mí.

De aquí a veinte años estoy seguro de que voy a ser un hiperpolíglota hablando cuarenta idiomas, quiero que me conozcan como el tipo que habla muchos idiomas. Ya habré quemado muchas etapas y estaré dedicado a mis hijos, seguramente.

El tiempo es ahora, siempre, no puedes dejar nada para mañana. Si mantienes una buena actitud las personas van a tener una buena actitud contigo, van a ayudarte, porque la gente es buena, lo he vivido y sé que es así.

DESCUBRE OTRAS HISTORIAS EPIX

Compartir
Compartir
Twittear
Pin